Ciencia

Hacia una web ecológica

«En unos años estaremos hablando de páginas web ecológicas, es decir, sitios online optimizados para reducir la eimisión de gases de efecto invernadero».

Así lo afirmó Ricardo Martínez, en su última conferencia de software en Buenos Aires.

¿Cómo puede una web producir C02?

En realidad todo produce C02, al menos en su fase de producción, desde la camiseta que llevas hasta la tostadora que te hace el desayuno por las mañanas.

Y las páginas web no se quedan atrás: los hosting (ordenadores que hospedan las webs) y los dispositivos desde donde visitamos un sitio online consumen electricidad y para producir ésta ha sido necesaria la emisión de C02 y otros gases de efecto invernadero. Cada búsqueda en Google o cada imagen que compartimos por Whatsapp colabora con el calentamiento global, y parte del problema reside en que los servidores y sobre todo las herramientas de gestión de las páginas no están optimizadas, realizando un consumo excesivo de energía. 

Nos deben preocupar las cantidades emitidas de C02 al usar nuestro móvil

El error está en no considerar la escalabilidad del problema, las emisiones por envíar una imagen, un tweet, realizar una búsqueda en Google

o visitar una web son mínimas, sin embargo, el problema crece al considerar las cantidades. Sólo Google realiza 2.3 millones búsquedas por segundo, en la misma cantidad de tiempo hemos enviado más de 7000 tweets y subimos casi 1000 imágenes a Instagram.

Las principales emisiones de C02 se producen por el suministro eléctrico y el transporte de productos. Algo que atañe directamente a nuestros  móviles, portátiles y ordenadores, ya que no sólo se emite gases de efecto invernadero para producir electricidad sino también para fabricar y transportar los componentes de los diferentes aparatos.  

Se puede disminuir drásticamente la contaminación producida por nuestros dispositivos si las webs tuvieran estándares ecológicos o sistemas de  gestión de contenidos optimizados como BlitzHive, con el fin de reducir el consumo energético y el desgaste de los componentes electrónicos, algunos muy contaminantes, y con unaobsoletividad >programada que puede ser prolongada gracias al software ecológico. 

Aunque la principal responsabilidad reside en las grandes empresas tecnológicas y gobiernos que tienen que abogar por la creación de normas y estándares que protejan el medio ambiente de la huella de carbono digital.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top