Comunicados

Sillas salvaescaleras: Ventajas de este innovador aparato

Pensadas para ayudar, te contamos por qué son la mejor propuesta en hogares donde haya personas con problemas de movilidad.

Piensa por un momento en tu casa. Un lugar donde relajarte, disfrutar con total tranquilidad y sin nada que reste comodidad a tu día a día. Ahora, imagina por un momento que te sucede algo que te impide moverte como siempre y que tienes una escalera para subir a una planta, o incluso en el portal de entrada. La comodidad es lo último que te viene a la cabeza, ¿verdad?

Desgraciadamente, esta situación es más frecuente de lo que parece. Ya sea por cuestiones de edad, de enfermedad o incluso por un accidente, hay personas que no cuentan con la misma movilidad que el resto, impidiendo que se devuelvan con normalidad en su día a día. Y, precisamente para estas, toparse con unas escaleras es lo que menos desean en una jornada con la que, ya de por sí, se encuentran con bastantes dificultades.

Ante este tipo de situaciones, muchas familias han tenido que buscar un nuevo hogar en el que vivir o se han planteado incluso reformas para aclimatarlo todo a estas necesidades. Si tienes una vivienda, lo más común es que sea un remanso de comodidad, independientemente de las dificultades que tengas, por eso es tan necesario mover ficha en este sentido con la mayor brevedad posible y tomando las medidas que hagan falta.

Por suerte, hay un tipo de instalación que, con el paso de los años, ha demostrado ser más eficaz que todas estas opciones y que supone un impacto mínimo tanto para el conjunto familiar como para su economía: la Silla salvaescaleras. Este aparato hace las veces de ascensor para el usuario, transportándolo sentado durante todo el recorrido de las escaleras y evitando que tenga que bajar o subir por ellas peldaño a peldaño.

La comodidad que ofrecen y la practicidad que suponen han conseguido que cada vez más hogares piensen en ellas para poner remedio a las limitaciones de alguno de sus inquilinos. Gracias a esta propuesta que arrojan empresas como Otolift, especialista holandesa con sede en España, la necesidad de estas personas con problemas de movilidad se topa con un remedio que evita que necesite la ayuda de otros. Se gana en independencia y en comodidad, y apenas cambia la vida de toda la familia.

Las hay de muchos tipos, pero todas tienen en común el ser una solución realmente eficaz, rápida y hasta barata en comparación con otras medidas. Pero, ¿hasta qué punto es esto un beneficio?, ¿cuáles son las ventajas que ofrecen los salvaescaleras para viviendas donde hay personas con movilidad reducida? Vamos a repasarlas para que veas por qué son cada vez más quienes los contemplan como la mejor forma de amoldar el hogar a las necesidades de sus habitantes.

Comodidad e independencia

Para alguien que tenga problemas de movilidad, una escalera es un incordio. Imagina que tenéis en casa una Escalera curva y uno de vuestros familiares, de mayor edad, se topa con ella cada día. Ambos ganáis en comodidad si se instala una silla salvaescaleras, pero la otra persona también gana en independencia. Puede subir y bajar sin necesitar a nadie que le ayude, además de que no será necesario tener que prestar atención a cada vez que quiera hacerlo.

Instalación poco invasiva

La instalación de un dispositivo de este tipo apenas requiere espacio. El riel por el que se mueve el asiento va acoplado a la pared, tanto si se trata de una superficie curva como de una Escalera recta, y además la silla ofrece la posibilidad de plegarse cuando no se está usando, lo que hace que, cuando alguien quiera moverse por las escaleras sin necesitar este asiento, no se tope con estorbo alguno.

Mayor seguridad

Los salvaescaleras gozan de una instalación totalmente segura. Aunque a muchos pueda darles miedo el mal funcionamiento de estos aparatos a la hora de moverse, con el consiguiente riesgo para el que va sentado, están pensados para funcionar sin problema y ofrecer una gran resistencia incluso ante pesos elevados. Su durabilidad y fiabilidad no son un problema, y cuentan con un ciclo de vida lo suficientemente prolongado como para despreocuparse por unos buenos años.

Leve impacto económico

Si tenemos en mente las soluciones más habituales antaño, pensar en una silla salvaescalera es pensar en algo mucho más barato que el resto. Hay que pagar el equipo y la instalación, pero aun así su precio es muy inferior con respecto a otras propuestas como tener que hacer obras o incluso cambiar de hogar. Desde luego, es lo que menos inconvenientes plantea en la mayoría de aspectos.

Hay muchas más bondades con respecto al uso de estos aparatos. Pero todo confluye hacia lo mismo. Un elevador para escaleras, o salvaescaleras, no hace más que mejorar la calidad de vida tanto de su usuario como de toda su familia.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top