Comunicados

Préstamos personales, ¿qué intereses tienen?

Esta modalidad de crédito oculta muchas más ventajas de las que se saben, ¿quieres conocerlas todas?

Con la creciente demanda de ayudas económicas rápidas, multitud de entidades han dado forma a un producto eficaz, capaz de satisfacer esta necesidad cada vez mayor de la sociedad y lo suficientemente completo como para ser algo más que un parche rápido y malo. Los préstamos personales online, o préstamos personales a secas, comienzan a ser la elección favorita de muchos consumidores e incluso familias que se encuentran con alguna que otra dificultad relacionada con el dinero.

Así, todas esas familias con dificultades para llegar a fin de mes, aquellas que se encuentran ante un revés de última hora que trastoca todos los números que han calculado al detalle, se topan ahora con una respuesta muy sencilla, cargada de comodidades y encima, en su mayoría de vertientes, sin costes adicionales. Porque sí, además de personales, muchos también son préstamos sin intereses, lo que implica pagar solo por lo que realmente has solicitado. Ni comisiones, ni porcentajes añadidos ni nada más. Pides x, devuelves x.

Multitud de financieras ofrecen estas soluciones a través de sus portales online. Incluso algunas plataformas, como Credy24, recopilan sus propuestas para ofrecer a los usuarios toda la información que necesitan saber antes de hacer ninguna solicitud. Solo entras, indicas la cantidad que necesitas y el plazo de devolución, y su buscador se encarga de hacer el resto para que sepas qué hay disponible en  el mercado para valorar la opción que más te convenga.

Ciertamente, comodidades hay muchas gracias tanto a la acción de estas compañías como a las capacidades de internet. Aun así, es tremendamente conveniente tener en cuenta ciertos factores relacionados con los créditos. Y es que, como hemos mencionado antes, si bien hay muchos que se ofrecen sin intereses, hay que saber cuáles son sus limitaciones, además de saber calcular los intereses de aquellos que sí los suman.

Vale, ¿pero qué son los intereses?

El interés, por definición, es un índice que se emplea para medir la rentabilidad de un ahorro o de una inversión, y también el costo de un crédito. Generalmente se expresa como un porcentaje a aplicar sobre la cuantía total y, cuando se trata de solicitar un préstamo, supone una cantidad a añadir al total a devolver a la entidad financiera.

Comúnmente se emplean de tipo anual, aunque dada la naturaleza de los créditos rápidos, también se expresan de forma mensual o incluso diaria.

Bien, ¿y cómo los calculo?

Como bien hemos mencionado, algunas entidades ofrecen sus préstamos sin intereses adicionales, pero lo hacen con condiciones. Generalmente son para primeros clientes y tienen un máximo de 300 euros a devolver en 30 días. A partir de ahí, comienzan a aplicar ese porcentaje que a veces resulta tan doloroso.

Para las demás situaciones, salvo promociones especiales que se hagan también a clientes recurrentes, cabe tener en cuenta varios factores. El primero, el tipo de interés, el porcentaje que supone; el segundo, el plazo elegido para la devolución; el tercero, la cantidad de dinero que vas a solicitar.

Con todo esto en mente, una vez elijas una cuantía y un plazo de tiempo, podrás hacer los cálculos. Vamos a explicarlo con un ejemplo sencillo. Imagina que solicitas 400 euros con un interés del 5% mensual a devolver en tres meses. El importe total que tendrás que pagar es de 460 euros porque has de aplicar ese porcentaje al importe inicial y sumarlo tantas veces como meses hayan transcurrido. El 5% de 400, con un cálculo sencillo, da como resultado 20; por lo que 400 más tres veces 20 es igual a esos 460 que hemos indicado.

No es algo complicado, pero sí importante. Afortunadamente, algunas entidades hacen el cálculo para el usuario para que este vea rápidamente cuánto tendría que devolver realmente en función de lo solicitado y del tiempo pedido.

¿Hace falta algún requisito especial para estos préstamos?

Aquí viene la mayor sorpresa, no. No es necesario cumplir nada especial salvo ser mayor de edad, no acumular ningún tipo de deuda (aunque hay algunas vías que sí ofrecen préstamos en estas ocasiones), ser residente de España, contar con una cuenta bancaria y tener unos ingreses recurrentes.

Si optas por un crédito sin intereses, lo más probable es que tengas que sumar a la lista de requisitos el ser cliente primerizo con la entidad de turno. Por lo demás, como podrás ver, no hay ninguna exigencia descabellada ni excesivamente estricta; de hecho, no es necesario ni justificar el motivo del préstamo ya que, al ser de tipo personal, su objetivo no es otro más que el consumo propio.

El último punto a favor, que se suma a todas las facilidades que ya poseen, es la celeridad de su tramitación. Aunque no son tan veloces como los créditos rápidos, los préstamos personales apenas tienen trámites de por medio, ofrecen una respuesta casi instantánea e ingresan el dinero en 24 horas. Sin esperas, ni visitas a oficinas, ni más intermediarios.

 

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top