Comunicados

Planchas de vapor: ¿qué ventajas tienen y cuál elegir?

Una buena plancha de vapor facilita el trabajo de tener la ropa en perfecto estado. Y tiene ventajas sobre los populares centros de planchado.

Desde que se inventó la plancha, llevar la ropa impecable es mucho más sencillo. Hoy, no se concibe que alguien vaya con alguna prenda arrugada, ya que basta con darle una pasada para eliminar todas esas arrugas. Sobre todo cuando hablamos de la popular plancha de vapor, electrodoméstico imprescindible en todos los hogares. Aunque no todas son iguales, y conviene tener en cuenta algunas características a la hora de elegir la adecuada.

Ventajas de las planchas de vapor convencionales respecto a un centro de planchado

Con la aparición de los centros de planchado, parece que las planchas de vapor deberían dejar paso a estos. Algunos lo comparan a la transición entre las viejas planchas de hierro, que al aparecer la electricidad y el vapor se han quedado como adorno. No obstante, la plancha de vapor tiene algunas ventajas si la comparamos con un centro de planchado.

El punto más a favor sin duda es el tamaño y el peso. Un centro de planchado es muy voluminoso y tiene un peso muy elevado, lo cual hace que no sea precisamente cómodo trabajar con él. En cambio, una plancha de ropa normal es ligera y manejable. Perfecta para dejar la ropa en perfectas condiciones sin necesidad de esforzarse demasiado.

Si no hay demasiada ropa para planchar, no tiene sentido adquirir un centro de planchado. Son mucho más costosos y están pensados para profesionales que pasan toda su jornada planchando. Las mejores planchas de vapor ofrecen el mismo resultado y son mucho más económicas, incluso las de marcas líderes como Rowenta, Philips o Bosch, entre otras.

Qué tener en cuenta a la hora de elegir una plancha de vapor

Si estás pensando que plancha de vapor comprar, hay una serie de elementos que determinan por cuál decidirse. El principal sin duda es la cantidad de vapor que genera, además de la potencia que tiene el electrodoméstico. También es interesante elegir una plancha que tenga una buena suela.

Cuando analices el vapor, verás que hay dos cifras distintas. Estas indican cuál es la cantidad de vapor que produce la plancha de forma continuada y el golpe de vapor. Este golpe se consigue al pulsar un botón de forma manual, mientras que el vapor continuo se regula y sale automáticamente. A mayor vapor, más facilidad para el planchado. La potencia tiene mucho que ver con cuánta cantidad de vapor es capaz de generar la plancha, por lo que también es importante a la hora de elegir.

En cuanto a la suela, el acero inoxidable es el más económico y da buenos resultados, sobre todo si se trata de marcas de calidad. Otros materiales son aleaciones diseñadas para mejorar el deslizamiento o evitar que la superficie se arañe. En cualquier caso, lo mejor es elegir una plancha de calidad y cuidar muy bien el estado de la suela.

Sistemas complementarios

Además de estos elementos básicos, marcas como las que hemos mencionado antes suelen incorporar otro tipo de avances que mejoran la calidad del planchado y alargan su vida útil. Por ejemplo, los sistemas antical ayudan a eliminar los residuos que se acumulan cuando se llena el depósito con agua de cierta dureza. También está la posibilidad de planchar en vertical, algo que no tienen todas las planchas y que es muy de agradecer si quieres eliminar las arrugas en cortinas o ropa colgada de la percha.

Las planchas de vapor convencionales ofrecen muy buenos resultados. Solo tienes que elegir adecuadamente y cuidarla para que te dure mucho tiempo.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top