Comunicados

Movilízate en el extranjero de forma sencilla

Gracias a utensilios como la Oyster Card, ningún viaje se te resistirá. Viajar al extranjero supone una experiencia única, y siempre que la razón de dicho acontecimiento no sea un factor negativo, será una vivencia mucho más aprovechable si preparas bien el viaje, a todos los efectos.

Entre estos preparativos deberías incluir todas aquellas nociones y conocimientos que te sirvan para mejorar el tiempo de estadía en el mismo, más aún si se trata de un país cuyo idioma principal sea distinto al nuestro, como es el caso de viajar a Londres.

La importancia del transporte público en Londres

Una vez aterrizas en territorio británico, tu viaje no ha hecho más que comenzar, y pronto te darás cuenta que si realmente quieres aprovechar todo el tiempo que dure tu estancia en el mismo, necesitarás manejarte por aquellas zonas de mayor relevancia, o que más comúnmente vayas a tener que visitar, ya sea por motivos de estudios o de trabajo. El idioma, a veces, no es suficiente y pronto te darás cuenta de que es mucho más caótico de lo que a priori imaginabas entender el mapa dispuesto para poder movilizarte por las distintas líneas y estaciones de metro. En la capital de Inglaterra existen nueve zonas distintas mediante las cuáles poder viajar, siendo la primera aquella más céntrica, y la novena la “última” por así decirlo, o la más alejada del centro.

Tal y como ocurre en nuestro propio país, existen formas de abaratar costes con cada uno de tus viajes en servicios de transporte público como bien pueden ser los autobuses o el propio metro, y todo ello también con una tarjeta (tal y como ocurre aquí) cuyo nombre es Oyster Card.

CARACTERÍSTICAS DE UNA OYSTER CARD

Para empezar, y qué mejor comienzo, deberás de saber que no es necesario solicitar esta herramienta tan útil directamente desde la ciudad londinense una vez hayas llegado a tu destino, pudiendo solicitarla previamente por internet e inclusive antes de viajar, con envío directamente hasta España con las consiguientes ventajas que supone de cara a los preparativos anteriormente mencionados. Y es que así podrás cargarla con saldo sin problema alguno, y llevarla encima en todo momento desde el inicio de tu viaje, permitiéndote tener siempre una salida disponible para movilizarte por la localidad: tan sólo deberás de acercar la tarjeta por los lectores de los medios de transporte, y por supuesto fijarte en cuánto crédito te va restando, y cuánto te queda disponible para futuros viajes.

Debes de tener en cuenta que el precio de coste de cada trayecto será distinto, atendiendo a dos características principales: el horario en el que se realice dicho viaje, y el medio utilizado para ello. En hora punta, los precios suelen ser algo más caros, independientemente de si utilizas metro, tranvía o autobús, y siempre dicha pequeña subida aplicada al precio base de cada transporte público. Por este motivo, y pese a que la Oyster Card siempre te marque el descuento y precio más barato en cada momento, deberás de pasarla en ocasiones dos veces por el lector: tanto en el tren, como en el metro (sobre todo en trayectos largos que puedan incluir distintas modalidades horarias.) Ya que en ambos casos también se debe atender a la cantidad de zonas que ocupe dicho recorrido para poder calcular el precio total.

Pagos tan populares, como la modalidad “Pay as You Go” anteriormente descrita, o el “Travel Card” son compatibles con esta tarjeta, ofreciéndote facilidades sea cual sea tu situación. Se recomienda que, si el tiempo de estadía va a ser más longevo que una semana y el uso del transporte público se realiza de forma asidua, se utilicen los bonos semanales o mensuales que puedes sacar en la propia ventanilla de cada servicio, y que se alojarán dentro de la propia tarjeta de embarque. En estos casos, deberás de viajar única y exclusivamente según las zonas y precios contratados previamente para estos billetes para que se te descuenten los precios como es debido: si no, se utilizará el crédito normal de la Oyster Card y si no hay dinero disponible, esta quedará en saldo negativo.

Daily Cap: y por último, la que es sin duda la característica estrella de la Oyster Card, un límite diario el cual funciona de forma totalmente inversa a la de cualquier otro límite, ya que una vez lo sobrepasas, podrás seguir viajando de forma totalmente gratuita durante el resto del día. ¿Increíble, verdad?

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top