Educación

Los policías reciben cursos de cerrajería para conocer los nuevos robos

La policía quiere adaptarse a los nuevos tiempos y ver cómo actúan los ladrones a la hora de abrir una puerta para robar en una vivienda o negocio. Para ello, están recibiendo cursos de cerrajería, a través de los cuales conocen las nuevas técnicas de apertura y forzamiento de cerraduras. Gracias a estos cursos, los policías pueden comprender mejor el funcionamiento de los ladrones y por ello pueden tener más opciones de conseguir atrapar a los ladrones antes de que actúen.

 

El primer seminario de “cerrajería y técnicas de apertura orientadas a la actividad policial” tuvo lugar en el cuartel de Cheste, impartido por los cerrajeros de B2B Cheste. En este seminario se mostró a la policía las técnicas más avanzadas en la apertura de puertas, tanto de viviendas como de vehículos, que usan a día de hoy los ladrones a la hora de forzar las cerraduras. En este curso, las fuerzas de seguridad pudieron comprobar como los ladrones usaban una gran variedad de herramientas para conseguir su objetivo, forzar la cerradura para poder abrir la puerta y conseguir llevar a cabo el robo.

En este seminario también se mostró que el 80% de las cerraduras están anticuadas. Esto pone a los cacos las cosas muy fáciles, gracias a que este tipo de cerraduras son muy fácil de forzar. Los ladrones tan solo tendrán que tener unos conocimientos mínimos y unas herramientas sencillas para poder forzar la cerradura y cometer más tarde el robo.

También se mostró que una vivienda podrá estar mucho más segura si dispone de diferentes bombillos. Si una vivienda tiene diferentes puertas con diferentes bombillos, el robo será mucho más complicado para el caco. Según el seminario, los ladrones van preparados para abrir un tipo de bombillo y no para abrir diferentes tipos de bombillos. Para ello, se recomienda tener un bombillo de alta calidad y seguridad, con una puerta robusta y buenos anclajes, mientras que en otra puerta puede ser interesante tener un bombillo más antiguo. La variedad obligará al ladrón a usar diferentes técnicas. Eso sí, si solo se cuenta con una cerradura, se recomienda que la misma sea moderna y segura.

El problema de las urbanizaciones

Los constructores a la hora de edificar las viviendas, siempre usan las mismas cerraduras y los mismos bombillos. Esto se traduce en que, si los habitantes de cada chalet tienen las mismas cerraduras, los cacos tendrán muy fácil abrir más de una puerta y por ello realizar más de un robo en una sola sesión.

Es posible gracias a que todos los bombillos son iguales, lo que hace que, con un solo método, el ladrón pueda abrir todas las puertas que desee. Ante esto, la policía recomienda a los vecinos de las urbanizaciones cambiar sus cerraduras y bombillos por unos diferentes a los de sus vecinos. Así se evitarían los robos en masa, a la vez que los ladrones lo tendrían mucho más complicado a la hora de realizar los robos.

También se recomienda cambiar las cerraduras por las coincidencias de llaves. Se estipula que por cada tipo de bombillos hay unas 600 variedades de llaves diferentes, pero tan solo se fabrican unas 65 variedades. De esta manera, una urbanización de unas 300 viviendas supone que una misma llave está repetida en 5 viviendas.

Finalmente, en este seminario destacó lo fácil que es ampliar la señal una llave por proximidad. Con esta técnica se están robando una gran cantidad de vehículos nuevos.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top