Sociedad

La venta de productos eróticos, un sector en auge

Dentro del comercio electrónico, la venta de productos eróticos ha experimentado un significativo crecimiento en los últimos años, específicamente un 25%. Bolas chinas, lubricantes, vibradores tradicionales, e incluso productos de lencería, sin duda alguna, las opciones de este sector son tan variadas, que no es de extrañar que haya superado a otros mercados destacados como la electrónica y los viajes. Analicemos cuáles son las claves que han posibilitado este auge entre los clientes de la web.

Cuatro razones para el éxito

Hablar de un sex shop entre amigos, comentarlo con familiares o recomendarlo a algún conocido, es un hecho cada vez más natural entre las personas. Ciertamente, vivimos en un tiempo donde los tabúes y las censuras ceden su lugar a un cambio de mentalidad, y como tal, no es difícil observar que los temas sexuales son cada vez más abordados en los medios de comunicación.

Además de lo anterior, la venta online de productos eróticos ofrece un componente muy interesante: la discreción, algo que las tiendas físicas no son capaces de brindar. No importa qué tan familiar resulten los temas sexuales para la sociedad, siempre existirá una preferencia por la intimidad y el anonimato. Aquí, los sex shops online triunfan sobre otros tipos de negocios.

Paralelamente, existe una tercera característica muy interesante que encontramos en este sector, el asesoramiento. Contar con una orientación personalizada sobre determinado juguete erótico, sin dejar de apelar a la discreción, puede significar una gran diferencia para los clientes que buscan despertar nuevas sensaciones, olores y emociones. Evidentemente, este aspecto exige una preparación especial de los vendedores, quienes deben conocer a fondo las particularidades de sus productos.

Pero, ¿Basta sólo con conocer el negocio o aportar la discreción necesaria? Por supuesto que no. El mundo del comercio electrónico ofrece una ventaja mucho más importante con respecto a las tiendas físicas: el acceso. No importa si una persona vive en una apartada zona rural o en el centro de la ciudad, igualmente podría tener acceso a las tiendas online de juguetes eróticos, y no sólo eso, como leemos en este artículo de DiarioSigloXXI, el tiempo de entrega en menos de 24 horas es un aliciente perfecto para fomentar el negocio.

¿Dónde están las diferencias?

Hasta ahora, hemos tocado algunos puntos comunes de los sex shops con otros negocios online que no cuentan con igual éxito de ventas. ¿A qué se debe esta diferencia?

Precisamente, debemos detenernos en el modelo de negocios que implementa este tipo de sector. Mientras la mayoría de los sex shops online se limitan a servir de intermediario entre el cliente y el fabricante (drop-shipping), otros negocios dentro del mismo campo, apuestan por un almacén propio, donde no sólo pueden gestionar directamente los precios frente a la competencia, sino personalizar sus productos y lograr una mayor exclusividad.

Del mismo modo, asistimos a otro rasgo particular en este tipo de e-commerce: el diseño. Aquí no triunfan aquellos emprendedores que se limitan al colgar directamente el catálogo de su proveedor, implementar un diseño sencillo y plano, y mucho menos apostar por un sistema de gestión de usuarios. El éxito, o lo que es igual, la visibilidad en Google, solo puede conseguirse a través de un contenido personalizado, ajustado a las necesidades del público objetivo y con una experiencia de compra sencilla, intuitiva y satisfactoria.

En cuanto a los medios de pago, claro que importan. Mientras más opciones brinden los negocios online, mayores posibilidades existen de obtener una compra. Ahora bien, para el caso de la venta de juguetes eróticos, existen reticencias en algunos bancos a ofrecer sus pasarelas de pago, lo que, vinculado al interés del usuario de no dejar rastros de su compra, solo queda una solución: optimizar el proceso de compra, simplificarlo lo más posible y convertirlo en una experiencia sencilla y rápida.

En el caso especial de la publicidad, la competencia apenas deja espacio para un posicionamiento cómodo y sencillo. Las palabras claves son las mismas, el coste por clic resulta poco económico, por no mencionar que algunas redes sociales como Facebook sostienen una posición moral estricta que dificulta la venta de productos eróticos.

Para solventar estos escenarios, un sex shop de éxito debe enfocarse en otros aspectos como la logística (los envoltorios neutrales y completamente confidenciales, las entregas en menos de 24 horas, etc.), un servicio postventa de calidad que permita entrar en contacto directo con las experiencias del cliente, así como la confianza y la transparencia a lo largo del proceso de compra. Priorizar estas características, es la única vía para fidelizar al público y obtener el resultado esperado.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top