Comunicados

La residencia de estudiantes Granada se consolida como un nuevo hogar para los alumnos de todas partes del mundo

Fomentar el estudio, celar la privacidad de sus alumnos y ofrecerles la mejor alimentación, son las prioridades de esta residencia de estudiantes granadina que ha marcado las vidas de quienes pasaron por ahí.

Es la hora de ir a la Universidad por primera vez y alumnos de muchos lugares de España y del resto de Europa deben de trasladarse a las grandes ciudades para acceder a realizar una nueva vida en la que deberán dar cuenta de su responsabilidad personal. Los padres o tutores seguirán velando por sus intereses porque casi siempre son ellos quienes financian las carreras universitarias, y eso lleva que a se deba pasar a buscar alojamiento en la ciudad de destino donde se encuentre la Universidad.

Esta es una fase de la vida de las personas que queda grabada a fuego en la memoria, por eso es importante que el lugar escogido sea lo más parecido a un nuevo hogar, pero que cuente con privacidad.

Los responsables de la Residencia de estudiantes universitaria en Granada lo tienen claro y así lo hacen saber en uno de sus slogans: Queremos ser algo más que un alojamiento. Con esta declaración de buenas intenciones reciben a sus posibles nuevos alumnos a través de su página web, conscientes de que así será porque llevan años dedicándose a ayudar a crear el ambiente ideal para que personas de distintos lugares se sientan como en casa en sus instalaciones y encuentren en ellas una buena disposición para el estudio y todas las comodidades que ayudan a hacerlo posible.

En este caso, la Residencia Estudiantes Granada, cuenta con una inmejorable ubicación, ya que se encuentra a solo dos minutos de la Biblioteca y del vicerrectorado de estudiantes y delante del Campus de la Cartuja, en un edificio de corte señorial totalmente integrado en el paisaje de esta maravillosa ciudad.

Características y servicios que hacen de esta residencia de referencia, un ejemplo dentro del sector

Al no ser una residencia excesivamente grande, se puede hablar de sensación de hogar nada más entrar en ella. Un hogar que los alumnos se harán suyo poco a poco y en contacto con los demás y los responsables de la residencia.

Padres y tutores de estos alumnos dan por supuesto que esto será así, ya que nada es más fácil que socializar en edades tan proclives a ello, y serán los mayores los que se preocupen en mayor medida por la calidad de los servicios. En el caso que nos ocupa, se puede contar con habitaciones individuales o dobles, pero en ambos casos se cuenta con los mismos servicios y siempre con un baño privado a disposición. El acceso a Internet está garantizado e incluso los ordenadores, que se ponen a disposición de los alumnos en caso de que estos no tengan el suyo propio.

La sala, el comedor y el aula de estudio son los espacios comunes de esta residencia que celan los trabajadores del centro tratando de que en cada lugar se cree el ambiente adecuado, de modo que en el aula de estudio se guardará silencio para poder crear un ambiente que disponga a realizar la tarea más importante por la que ahí se acude, que es la de estudiar.

Los alumnos cuentan con privacidad absoluta en sus habitaciones, cuyas llaves tendrán ellos, aunque nunca contaran con la de acceso a la puerta principal de la Residencia, que estará velada por un responsable las veinticuatro horas del día. Esta persona tampoco dejará entrar a personas ajenas a la Residencia, para preservar un ambiente más íntimo. Todas las semanas se realiza la limpieza de la habitación que incluye el cambio de sábanas, pero durante ella los alumnos habrán podido disfrutar del servicio de lavandería.

Todo lo descrito parece idílico y de hecho lo es, pero no nos olvidemos de uno de los factores importantes en la vida estudiantil, que es la alimentación. La Residencia San Ildefonso ha puesto el acento en este servicio que ha sido valorado con énfasis por sus ex alumnos, al considerarlo excelente y variado.

Dieta mediterránea con especial mención a la cocina de mercado donde se puede repetir del segundo plato de comida y cena. Por las mañanas, nada más levantarse un surtido buffet espera a los estudiantes para darles los buenos días que también podrán usar los lugares comunes para guardar o comprar sus propios refrescos o picar entre horas. Ante un escenario como este es difícil que no se creen lazos de amistad imperecederos y nexos de unión que se recuerden a través de los años, porque las Residencias de estudiantes son fértiles para la amistad y también para las uniones donde crece el talento, solo hay que recordar la mítica Residencia madrileña que tuvo en sus habitaciones a Dalí, Buñuel y a Federico García Lorca, el estudiante granadino que esta vez dejó su ciudad, la misma que hoy visitan alumnos de todos los lugares para estudiar en ella e incluso seguir la estela del poeta.

Una Residencia en el centro de Granada con todas las prestaciones para padres y alumnos

La Residencia de Estudiantes Granada está a cinco minutos del centro de la ciudad y eso hace que los alumnos puedan visitar la biblioteca del Campus o perderse un rato en la parte antigua y comercial de una ciudad tan bulliciosa como elegante.

El hecho de que la histórica universidad de Granada (tiene más de quinientos años de historia) cuente anualmente con la visita de dos mil alumnos del Programa europeo Erasmus, hace que la residencia tenga en sus habitaciones a personas de todas las nacionalidades, lo cual hace que se nutra mucho más un ambiente ya de por sí denso y activo humanamente.

Una buena residencia de estudiantes ha de ser una prolongación del hogar, pero también un lugar donde la persona se pueda sentir libre para establecer sus propios horarios y su rutina. Y si eso se puede hacer codo a codo con otras personas que están en el mismo periodo vital, se aprenden muchas cosas, distintos puntos de vista y maneras de actuar que inmersos en el calor del hogar paterno parecen inviables. Que los responsables de la Residencia puedan dar parte de las incidencias a los padres espolea la responsabilidad de estos alumnos que, contando con todos los servicios, podrán dedicarse en cuerpo y alma a su tarea, la de la estudiar para forjar conocimientos y también darle un nuevo barniz a la experiencia vital al poder compartir la vida con los responsables de la Residencia y sus compañeros, en una ciudad sin igual, para poder decir después que la Residencia de Estudiantes Granada fue, como ellos querían, mucho, pero muchisimo mas que un mero alojamiento.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top