Comunicados

Ir al psicólogo para superar la ansiedad

Vivimos en una sociedad en la que el estrés y la ansiedad forman parte del día a día de muchas personas. Muchos puestos de trabajo conllevan convivir con altos niveles de estrés, lo que produce frustración e insatisfacción laboral en muchas personas. No obstante, el trabajo no es la única fuente de ansiedad. Las cargas de las tareas del hogar, los niños, los problemas económicos o familiares entre otros, también contribuyen a la aparición de dichas emociones negativas.

El papel de los psicólogos es muy importante en la conformación de una sociedad en la que las personas sean felices, en la que las adversidades de la vida no constituyan un sufrimiento emocional superior a lo deseable. Todavía en la actualidad, muchas personas sienten vergüenza de reconocer que necesitan la ayuda de un profesional. Creen que ir al psicólogo implica una debilidad emocional, que supone que los demás los etiqueten como personas raras, complicadas, o inmaduras emocionalmente. La realidad no obstante, es que tomar la decisión de pedir ayuda psicológica, supone un acto de valentía, supone tomar la decisión de arreglar una esfera de la vida que actualmente es problemática, o que el individuo no es capaz de solucionar por sí mismo.

Llama la atención que salgamos de los institutos y de la universidad con una cantidad de información memorizada asombrosa, fruto del trabajo de miles de horas de estudio durante muchos años. No obstante, no se nos enseña absolutamente nada de inteligencia emocional, ni de cómo curar la ansiedad si esta aparece, o sobre el manejo de las emociones negativas. Muchas personas creen que el estrés y la ansiedad son algo inevitable, que el culpable de estas emociones negativas, es el trabajo que tienen, o su pareja, u otra determinada persona. No obstante, es uno mismo quien genera el estrés a partir de la actitud que toma frente a una determinada circunstancia adversa. Todos tenemos la capacidad de elegir cómo enfrentarnos a una determinada situación, pero obviamente ello requiere un aprendizaje que generalmente uno no puede conseguir por sí mismo.

Aquí es donde entra en acción el psicólogo, que es el especialista que sabe cómo curar la ansiedad, que tiene todos los recursos necesarios para saber cómo enfrentar un determinado problema. Éste acompaña al paciente en su camino a la libertad emocional, a una vida feliz en la que el problema que tenía sea cosa del pasado.

Obviamente hay psicólogos más preparados y con más experiencia que otros, y es normal que el paciente desee a los mejores a la hora de someterse a terapia. Pero eso no siempre es suficiente ya que además, debe ser un profesional que le inspire confianza, que le haga sentir emocionalmente seguro y comprendido. Imaginemos por un momento una persona que necesita por ejemplo, encontrar un buen psicólogo en Castellón. Si no conoce a ninguno, es posible que pregunte a amigos, o que lo busque en Internet. Quizá elabore una lista de los que piensa que son los mejores psicólogos en Castellón, e intente decidir en función de su experiencia y sus honorarios. Imaginemos que empieza la terapia psicológica para curar la ansiedad que siente en su trato con otras personas, o al hablar en público. Puede ocurrir que el paciente sienta que el profesional no tiene empatía emocional con él, que no se sienta comprendido, y puede que eso haga que no se abra emocionalmente.

Esto es algo que sucede algunas veces en terapia, y pone de manifiesto que un buen profesional de la psicología no es quien más conocimientos o experiencia tiene; sino el que además de esas cualidades, tiene empatía emocional, sabe comprender al paciente, y conseguir que este se abra emocionalmente. Eso permite que se establezca una relación psicólogo-paciente que ayuda a que el paciente tenga éxito en su objetivo de curar su ansiedad o sus problemas emocionales. Esto también revela que el papel del profesional es fundamental, y que muchas veces para superar los problemas emocionales hace falta algo más que adquirir información. No puede sustituirse un psicólogo por un libro de autoayuda o de crecimiento personal. Tampoco puede sustituirse por los consejos de un amigo. Obviamente estas cosas pueden ser de mucha ayuda, y en algunos casos una persona puede ver su problema disminuido o incluso curado con ello. Pero en la mayoría de casos el hecho de adquirir información no es suficiente para conseguir una resolución plena del problema.
Cuando eso ocurre, uno debe tomar conciencia de que necesita la ayuda de un psicólogo, que no puede solucionar su problema por sí mismo, y debe aceptar sus limitaciones.

Cuando por el contrario uno vive constantemente con un alto nivel de ansiedad, o sufre problemas como Trastorno Obsesivo Compulsivo, fobia social, agorafobia, o cualquier otro tipo de problema de índole emocional; pero se niega a buscar ayuda, el problema se estanca. En ese caso su negativa a buscar ayuda está perpetuando su problema, y haciendo que este tenga el poder de causar un fuerte impacto en la vida y bienestar emocional del paciente. Hoy en día que tenemos tanta información a tan sólo un clic de ratón, muchas personas creen erróneamente que para superar su problema sólo deben encontrar la información correcta. En muchos casos comienzan a probar una terapia tras otra por su cuenta, o a leer un libro tras otro, sin darse cuenta de que esa no es la solución.

A veces pueden ser de ayuda muchas terapias psicológicas que cualquiera puede aprender por Internet. Algunos ejemplos son la meditación, la PNL, o las técnicas de psicología energética como EFT (del inglés Emotional Freedom Technique). Pero el psicólogo dispone la una visión amplia de las distintas herramientas terapéuticas disponibles para superar un problema, así como un gran conocimiento sobre cada una de ellas.

Quien se pregunte cómo curar la ansiedad, debe comprender que superar este problema es un desafío que no siempre es posible conseguir sólo. Generalmente se hace necesario poder salir de la limitada visión que el paciente tiene sobre las circunstancias causantes de la ansiedad, así como respecto a las distintas formas de curarla. Para erradicar un problema de índole emocional hay que trabajar a nivel de su causa en lugar de a nivel de sus síntomas, y ello implica que no podemos pensar que el problema se solucionará tomando hierbas o sustancias naturales. Se hace necesario cambiar la percepción respecto a los factores que desencadenan la ansiedad, es decir, trabajar a nivel de su causa. Ese es el papel del psicólogo, un trabajo noble que tiene como consecuencia ayudar a las personas, acompañarlas en su camino hacia una vida en la que ellos sean más libres y más felices.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top