Comunicados

Humidificadores y su efecto positivo en nuestros hijos recién nacidos

Los bebés se ven afectados de forma negativa por una limitación o un exceso en la humedad ambiental. Un efecto que podremos controlar con este recurrente aparato, mejorando así su salud.

Los bebés recién nacidos necesitan de una enorme cantidad de cuidados debido a su delicada naturaleza, sobre todo durante sus primeros meses de vida. Es por esto que cualquier implementación destinada a ello es bienvenida por parte, sobre todo, de su propia salud.

Uno de los elementos más positivos para el perfecto cuidado de nuestro bebé es el humidificador. Este aparato se encarga de controlar la humedad de la habitación donde descansa el niño, y es también capaz de hacer lo propio con el resto de la casa, aunque evidentemente dependerá del tamaño y el modelo de humidificador a comprar.

¿Por qué es tan interesante, por tanto, el humidificador para bebé?

La temperatura y la humedad de un espacio fuera de los valores considerados como normales u óptimos tanto para nuestra salud como la del bebé (entre el 40 y el 60%) afectan negativamente a nuestro pequeño, incidiendo en sus ojos y en la piel del mismo, así como a nivel más interno (y peligroso) en su sistema respiratorio. Por ello, deberemos de mantener nuestro hogar dentro de dichos parámetros si no queremos que nuestro hijo recién nacido se vea afectado negativamente por dichos factores.

Esto, evidentemente, no es fácil de conseguir en según qué tipo de lugares sujetos a un clima en concreto, o en épocas del año donde tengas que tener encendida la calefacción, el aire acondicionado, etc. Es por esto que una buena forma de mantener intacta la habitación del pequeño dentro del entorno sin importar los factores de humedad a los que esta sea sometida, es comprar un humidificador para bebé, y dejarlo trabajando constantemente en la habitación donde habitualmente se encuentre el niño.

La gran mayoría de los pediatras y especialistas los recomiendan

Los modelos de humidificadores más modernos incorporan un higrómetro y un higrostato con los que medir la temperatura y la humedad ambiental del hogar, y en base a esta información podrás configurar el dispositivo para que comience a controlar la humedad en el ambiente hasta normalizarla dentro de los parámetros anteriormente dictados, que son los óptimos para el sistema respiratorio del recién nacido.

Evidentemente, tanto el bajo nivel de humedad como el exceso de ésta es perjudicial para la salud del pequeño, por lo que siempre utiliza el medidor que incorporan estos modelos de humidificadores más modernos para determinar cuáles son los niveles de humedad ambiental antes de ponerlo en marcha, o de lo contrario puedes complicar aún más la situación.

En rasgos generales, podría decirse que existen dos formas sobre las cuales se basa el funcionamiento de este tipo de aparatos, y que bien podríamos diferenciar entre aquellos que utilizan vapor caliente o vapor frío. Cada uno tiene sus propias ventajas e inconvenientes (que detallaremos algo más en profundidad a continuación para todos aquellos que no sepan qué humidificador comprar) pero lo esencial es que utilicemos siempre agua destilada para el funcionamiento del mismo, y que lo limpiemos de forma asidua, para así evitar que éste esparza por el aire cualquier tipo de bacterias, hongos, etc. Que evidentemente supondrán un problema mucho mayor al que queremos solventar.

Ventajas de los humidificadores de vapor caliente:

  • Es mucho más efectivo para eliminar la congestión nasal que aquellos humidificadores que funcionan con vapor frío.
  • Al hervir el agua para su funcionamiento, elimina cualquier virus que pueda estar en ella.
  • Este tipo de vapor es mucho más efectivos en las vías respiratorias del pequeño, abriéndolas aún más y favoreciendo por tanto su respiración.
  • Consumen algo más de electricidad, ya que necesitan calentar el agua hasta hervirla, pero a su favor cabe destacar que además ayuda a subir la temperatura global de la casa en unos dos o tres grados, siendo esto una clara ventaja en invierno.
  • Aunque por contra deberás de mantenerlos lejos del alcance del pequeño para evitar posibles quemaduras, como es lógico.

Ventajas de los humidificadores de vapor frío:

  • Está demostrado científicamente que ayuda a combatir los problemas de laringitis.
  • Es igualmente fácil de respirar por parte del pequeño, y sin riesgo de quemadura alguna aunque entre en contacto directo con el aparato.
  • Consume menos luz.
  • Por contra, deberás lavarlo más a menudo ya que no es tan seguro como el humidificador de vapor caliente.

Ya sabes todas las ventajas de un humidificador y otro, así que lo único que resta es que evalúes por ti mismo cuál podría ser más beneficioso para tu bebé, y lanzarte a comprarlo para añadir un elemento más a sus múltiples cuidados. Pero, ¿Qué no haríamos por ellos?

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top