Comunicados

¿Grandes marcas enviando regalos a hogares? Así funcionan las muestras gratuitas

¿Sabías que muchas compañías ofrecen productos gratis para probar en casa?

Probar algo nuevo, conocer una marca diferente a la hora de comprar algo o, simplemente, averiguar si esa crema, ese café o hasta ese queso son tan buenos como dicen. Por mucho que se diga lo contrario, el ser humano es un animal de costumbres, tiende a enrocarse en una serie de determinados gustos, nombres y rutinas con los que se siente a gusto y con los que piensa que las cosas van bien.

Por eso a veces nos cuesta tanto hacer algo tan simple como comprar una marca distinta de champú, otro gel, una pasta de dientes de otra compañía o cualquier otra de esas cosas que echamos en el carro de la compra mes a mes. Algo tan sencillo como es el cambio parece imposible de asumir por muchos, aunque ahora tienen una posibilidad de experimentar con el menor esfuerzo posible.

Las grandes empresas, y las no tan grandes, quieren convencer al público de que sus productos son los mejores. Hasta tal punto llega ese afán, que son capaces de enviar lo que hacen tanto a stands en centros comerciales como a los propios hogares para demostrar a los usuarios las bondades de aquello que hacen, para quitar ese miedo a lo desconocido y a lo nuevo y, de paso, ganar nuevos clientes.

Puede que sea por la mera experimentación, como acabamos de decir, o incluso por ahorrar un poco de dinero a final de mes con algo gratuito; pero los portales para probar productos a domicilio se están aferrando a la rutina de muchos hogares en los tiempos que corren. Para el que no los conozca, son páginas web que recopilan todo tipo de productos de los que se pueden solicitar muestras gratis para recibirlas en casa y usarlas con fines de testeo. Aunque este fin a veces sea lo de menos.

Sitios como TestClub se han especializado en la navegación por la red de redes, la recopilación de las mejores marcas y el listado de las muestras gratuitas que estas proponen. Para ello, solo piden al usuario que se registre, introduciendo datos como su nombre y domicilio; así, solo tiene que entrar, ojear y pinchar en aquello que quiere que llegue a su hogar. A los pocos días lo tendrá en casa y sin haber pagado ni un céntimo por ello. Como comprar, pero en pequeñas cantidades y de forma completamente gratuita.

Ya no es solo cuestión de recibir productos por cero céntimos, sino también disfrutar de descuentos o suscripciones a revistas y servicios sin coste alguno. Los portales web como el citado abogan por el ahorro de todos aquellos que los frecuentan y se esfuerzan cada día en su búsqueda por internet para mantenerse actualizados y ofrecer siempre un flujo constante de novedades a disfrutar por un coste nulo o irrisorio.

Para el que tenga un poco más de curiosidad sobre cómo funcionan, es algo bien sencillo. Entras, por ejemplo, en TestClub, miras qué te interesa y qué no; cuando te decides, pulsas en el botón “Lo quiero” y lees detenidamente los pasos que indican (plazo para solicitar la muestra, requisitos de la compañía y datos a entregar). Siguiendo los puntos señalados, que normalmente te llevan a la página de la propia marca para cumplimentar un registro para indicar dónde enviar el o los productos, tardarás muy poco en recibir lo que quieres en tu hogar. Y sin tener que moverte del sofá.

Para las grandes marcas, ya no es solo una cuestión de dar a conocer gamas de productos y convencer a usuarios escépticos; también es algo publicitario. Con la adicción actual a las redes sociales, raro es no toparse con alguien que quiere presumir de eso que acaba de recibir gratis, enseñándolo y, por supuesto, mostrando la marca. De esta manera, se aumenta la visibilidad del artículo y también se pica en la curiosidad de un público mayor. Puede causar un efecto bola de nieve bastante beneficioso para cualquier compañía que se aventure a ello.

Si sumáramos la figura de los “influencer” aquí, directamente tendríamos una mezcla totalmente orientada al sector publicitario y con un potencial increíble; pero en realidad, lo más común a la hora de solicitar estas pruebas gratuitas online es que se trate de un hogar normal y corriente. Familias que quieren probar algo distinto para ver si cambiar de marca o que tienen ganas de un capricho que no les suponga coste alguno.

Sea como fuere, y al contrario de lo que pudieras pensar antes: sí, existen portales que te ayudan a recibir cosas en casa sin tener que pagar absolutamente nada. Considéralos regalos, obsequios o una forma de hacer publicidad. Da igual el objetivo que tengan las compañías con ello, a ti seguramente te venga de perlas.

 

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top