Comunicados

Finanzas para jóvenes: ¿Qué rumbo tomar para sentirse auto realizado?

La juventud ya no es el futuro. La juventud es el presente de la economía y de las finanzas. El gran problema es que un gran porcentaje de esta se encuentra aún analizando qué destino tomar.

Una de las preguntas más duras pero más necesarias que se le puede hacer a cualquier joven, sea familiar o no, es la siguiente: ¿A qué te quieres dedicar el resto de tu vida? La respuesta a esta pregunta abrirá un conflicto interno en el joven, y a su vez le permitirá evaluarse para comenzar a tomar decisiones puntuales acerca de su futuro.

La situación económica en todo el continente europeo obliga a una gran mayoría de los jóvenes más valiosos a tomar decisiones basadas en la desesperación. Desde amarrarse a un empleo infeliz hasta pertenecer a organizaciones delictivas, todo pasa por no tener un plan realizado o al menos un bosquejo del mismo. No obstante, aquí unas sugerencias para que comiencen cuanto antes un plan para el futuro. Un plan que les permita auto realizarse a plenitud.

Más de la mitad de los jóvenes no quieren un empleo

Más de la mitad de la población joven no quiere una relación de jefe y empleado. Más de la mitad de los jóvenes no quiere trabajar en un McDonald’s como primera opción. Lo que quiere ese gran porcentaje de jóvenes es tener relaciones de clientes y profesionales. Otro gran poco no desestima la alternativa de invertir en franquicias rentables.

De que el campo laboral tradicional está saturado no caben dudas. Por eso, la decisión de no querer seguir el camino históricamente correcto no es un síntoma de típica rebeldía juvenil, sino de tacto ante los cambios que se van suscitando en el ambiente próximo. Por eso, la idea de invertir puede ser una de las más acertadas. Aunque, como en todo, es necesaria una preparación teórica previa para hacer el camino más corto y los sufrimientos menos sustanciosos.

Hay que elegir un camino donde se pueda ser el mejor

Si algo identifica a las nuevas generaciones es su deseo de ser reconocidos por su talento. A pesar de esto, son muchos los que creen tener un talento cuando en realidad deberían estar destacando por otra cualidad en la que sí destacan.

Esto pasa por trabajar arduamente y especializarse donde no todos pueden llegar. Tomar el camino más distanciado del resto posible, para asegurarse de que su nombre sea el sinónimo de esa palabra, de la solución a ese problema. Tal sería el caso de los abogados herencias, que a diferencia de los abogados sin especialización atienden a un grupo reducido de personas, a un número pequeño de casos, pero su competencia es tan baja que alcanzar la excelencia pasará por hacer un buen trabajo.

No dejarse seducir por las ganancias

Es fácil. Entrar a una web como CuantoGana, ver el salario de algunos famosos, hacer el cuento de la lechera estimando las ganancias de una idea que está rondando en la mente, y un largo etcétera.

El problema es que el sistema no funciona de ese modo. Y puede que en realidad no se quiera ser un abogado penalista, sino un escritor de novelas. Puede que, al final de la jornada, se quiera ser un cultivador agrícola en el pueblo de sus padres. Todo pasa por conocerse, por ser honesto, y por responder a esta pregunta: ¿A qué se quiere dedicar el resto de su vida sin sacrificar su propia felicidad?

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top