Comunicados

Comprar de segunda mano está en auge

Hace algunos años era un tema del que nadie quería oír hablar, pero ahora, las tiendas de segunda mano están por todas partes y muchos son los que se deciden a comprar en ellas. ¿Qué ventajas y desventajas tienen los productos de segunda mano?

Hace algunos años, no tantos, si a alguien le decías de comprar algo de segunda mano se echaba las manos a la cabeza. Casi era algo insólito y tabú, no se podía explicar que llevabas ropa de segunda mano o que algún objeto de tu casa era de segunda mano. Todo tenía que ser nuevo sin importar el precio de ello. Había cosas que sí eran normales comprar de esta manera, por ejemplo, coches segunda mano. No todo el mundo tenía dinero como para comprar un coche nuevo y se conformaban con uno que, aunque ya estaba usado, pero que funcionara correctamente. Esto permitía a la familia poder ahorrar dinero para otras cosas.

El paso de los años y la crisis, ha hecho que más personas se den cuenta de que no es tan importante comprar algo nuevo y que no hace falta gastar tanto dinero por tener depende de qué cosas. Se han ido quitando los miedos a comprar objetos de segunda mano y las tiendas que se dedican a ello, sean físicas o por Internet, son negocios a los que llega mucha gente queriendo adquirir los productos.

Después de la llegada de la crisis mucha gente entendió que, es mejor tener algo aunque sea de segunda mano que no poder pagarlo.

Ventajas y desventajas de comprar objetos de segunda mano

La mayor ventaja de los productos de segunda mano es el precio. Nadie va a pagar más de lo necesario por algo que ya está usado aunque siga estando en buenas condiciones. Las cosas nuevas suelen estar bastante caras, se paga la marca, el lujo, la tecnología, el diseño y el ser tú el que use antes que nadie, pero cuando algo es de segunda mano su valor baja porque ya está usado.

Otra ventaja de comprar objetos de segunda mano es ayudar al medio ambiente. La capa de ozono está destrozada y cada vez se ven más problemas causados por el mal estado del medio ambiente. Reutilizar cosas, es decir, darles una nueva vida en lugar de tirarlas, ayuda a que haya menos contaminación. Algunos pensarán que, para eso, ya existe el reciclaje. Pero la verdad es que, aunque el reciclaje hace mucho, ¿por qué deshacerse de algo que puede tener una vida útil más larga? En lugar de tirar para volver a comprar, mejor es reutilizar, usar lo que queremos tirar para otra cosas más útil. Cuando hacemos esto nadie tiene que tirar de materias primas que puede que ya empiezan a ser pocas y ahorramos.

Otra ventaja es que nos ayudamos unos a otros. Por poner un ejemplo, cada vez que se cambia de temporada se empieza a mirar lo que hay en el armario. A veces hay ropa que ya no nos vale, que nos parece anticuada o, simplemente, ya no nos gusta. ¿Qué hacemos con esa ropa que no queremos? Muchas veces acaba en la basura. En lugar de eso ¿por qué no, mejor, la vendemos como ropa de segunda mano? De esta manera podemos, además de darle una nueva vida, ganar algo de dinero. ¿No es una buena idea?

Es evidente que todo tiene su cara y su cruz. Comprar de segunda mano tiene sus ventajas y también tiene sus desventajas. En ocasiones, si no tenemos cuidado, puede que nos engañen. Tal vez el producto no sea tal y como se ha especificado. A la hora de comprar en tiendas de segunda mano hay que hacerlo en aquellas que sean de auténtica confianza. Cuando se compra por Internet, es más sencillo que ocurra este problema. No estamos en una tienda física dónde podemos ver y tocar. Hay que desconfiar de aquellos productos que no han puesto una foto porque puede que no sean lo que dicen. También si sospechamos de los precios. Una cosa es que sean baratos pero hay algunas veces que uno puede darse cuenta de que algo no va bien.

Otra desventaja es que, el producto, puede venir con alguna tara. Hay que tener cuidado, una cosa es que sea un vestido al que haya que coserle algo, pero si está roto, ya no es una tara.

Qué productos se pueden obtener de segunda mano

Hoy casi cualquier producto se puede encontrar de segunda mano. Ya hemos hablado antes de los coches. Los coches de segunda mano pueden ser un arreglo temporal y de bajo coste si se necesita comprar uno. Hoy tener un vehículo se ha convertido en algo necesario. Pero comprar un coche nuevo no está al alcance de todo el mundo. Uno de segunda mano suele ser más barato. Pero siempre hay que contactar con personas que se vean confiables y probar el producto antes de comprarlo. Examinar que no tiene defectos graves que pueda llevarlo a pasar por el taller y que la factura sea, al final, más grande que comprar un coche nuevo.

La ropa también se puede encontrar de segunda mano. Cuando se habla de este concepto, a veces, se piensa en ropa que está rota y que tiene muchos desperfectos, pero no es así. La ropa de segunda mano es aquella que la gente se quiere deshacer de ella, en muchas ocasiones, porque ya no les vale. Aunque es cierto que hay que tener cuidado con las taras, repetimos lo de antes, una cosa es un descosido que puede pasarle a cualquiera y otra cosa es un destrozo.

Ahora la tecnología es lo que más compra la gente. Teléfonos, tablets y ordenadores son los productos de mayor venta junto con la ropa. Al igual que pasa con los coches, estos productos, son caros. Pero no se puede obtener buenos resultados si se compran de segunda mano. Siempre teniendo cuidado de que no nos timen. Estos productos saldrán más baratos y podrán darnos el servicio que buscamos. Así que, con cuidado, pero no hay que tener miedo de comprar de segunda mano. Al contrario, a veces, puede ayudarnos a encontrar lo que buscamos a un buen precio.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top