Comunicados

Bumping, un peligro creciente

La apertura de los cierres de seguridad mediante este método pone en jaque la seguridad del hogar.

Uno de los mayores temores que tenemos al salir de casa o de nuestro negocio es que nos roben. Cerrar la puerta no parece hoy una garantía de volver a tenerlo todo como estaba al regresar, sobre todo por las técnicas que los ladrones utilizan hoy para entrar a robar. El método del bumping es tristemente conocido, aunque no por ello menos peligroso. Conocer en qué consiste y saber las medidas que podemos implementar es muy necesario.

¿Qué es el bumping?

En realidad, el bumping no es un método nuevo. Se trata de una técnica que los cerrajeros han utilizado por años, para abrir puertas de forma eficaz, rápida y sin causar daños en la cerradura. Para ello, se usa una llave especial, que con un golpe seco hace que los cilindros de la cerradura se alineen y permitan la apertura, como si se tratase de la llave normal.

El problema es que hoy casi todos los ladrones conocen la técnica, y quienes no la han aprendido aún pueden encontrarla explicada en cientos de páginas de Internet. Por si fuera poco, las llaves para hacer bumping están al alcance de todo el mundo. No hace falta ser un cerrajero profesional para comprarlas, lo que agrava aún más el problema.

Y como remate, la mayoría de cerraduras que hay instaladas en las puertas se pueden abrir de esta forma, que además no deja marcas de que haya sido un robo. Hay compañías de seguros que no cubren estos por no tener la certeza de que se trate de denuncias falsas. El resultado es una puerta abierta, un robo del que muy poca gente sepa algo y unas pérdidas que a menudo no se pueden recuperar.

Aquí puedes encontrar toda la información sobre el bumping.

Cerraduras de seguridad: la solución contra los robos con el método bumping

Al tratarse de un sistema de apertura muy conocido, sobre todo por los expertos en cerrajería, las medidas contra esta forma de abrir puertas no se han hecho esperar. Hoy tenemos disponibles cerraduras de alta seguridad, con sistemas a prueba de bumping para ponerle muy difícil a un ladrón hacer “su trabajo”.

Estas cerraduras se instalan de forma sencilla y funcionan en todo tipo de puertas, sin necesidad de cambiar nada que no sea el cerrojo. Eso sí, es importante que la instalación la realice un profesional cualificado, alguien con experiencia en asegurar viviendas y locales. Recurrir al servicio de cambio de cerradura de Manuel Hernández es una garantía de que la cerradura cumplirá con su función perfectamente. Tendrás una cerradura nueva en minutos y la certeza de que al cerrar la puerta, entrar a robar será de todo menos fácil, al menos para quienes utilicen el bumping como método favorito.

¿Cámaras o alarmas?

Aunque una cerradura antibumping es suficiente para frenar a un ladrón, utilizar medios disuasorios también puede ser una buena medida de protección. Colocar una cámara o poner un alarma quizás haga que los ladrones se lo piensen dos veces antes de tratar de entrar en tu casa. Aunque puede ser un arma de doble filo, porque igual piensan que, si has puesto estas medidas adicionales, es porque dentro guardas algo muy valioso, que merece la pena robar.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top