Comunicados

Así son los nuevos descalcificadores de agua que están revolucionando el mercado

En pleno apogeo de la cultura por lo ecológico y el cuidado medioambiental, las industrias no dejan de investigar nuevas formas de adaptar sus productos de acuerdo a los compromisos medioambientales que todos deberíamos ya tener interiorizados.

Así es el caso de los tratamientos de descalcificación del agua, un proceso mediante el cual se extrae el exceso de cal del agua que consumimos en nuestros hogares. Hasta ahora, lo habitual es que, tanto las comunidades de vecinos como las casas particulares tuvieran instalado un descalcificador con sal, esto es, basado en el uso de sal u otros elementos químicos que, a pesar de cumplir su función, poseían altos niveles de contaminación hacia el medio ambiente.

Actualmente, el número de pisos, casas, viviendas y comunidades que usan este tipo de descalcificadores está decreciendo. Si todavía están en el mercado es porque no había otro tipo de tratamiento alternativo y por la fuerte promoción publicitaria que se ha hecho de ellos. Este tipo de sistemas están siendo sustituidos por un tipo de descalcificador de agua para casa totalmente ecológico, cuyos resultados son incluso mejores que los anteriores, y cuya instalación y mantenimiento nada tiene que ver con los antiguos. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

¿Cuáles son las principales características que definen a estos nuevos descalcificadores de agua?

  • La principal, como ya hemos visto, es que son totalmente ecológicos. Se trata de un tipo de descalcificador de agua totalmente respetuoso con el medio ambiente el cual ya no necesita añadir sal u otros elementos químicos en el agua para cumplir su función. Estos nuevos descalcificadores son capaces de neutralizar la cal a través de un proceso biofísico, de modo que el agua no sale contaminada. Pero esto no es todo, consiguen cumplir su cometido sin utilizar energía. Sus emisiones de CO2 son mucho menores, y al no necesitar conexión eléctrica nos lleva a un importante ahorro energético. Además, al no llevar ningún tipo de regeneraciones de sal, no necesitan instalación o conexión al desagüe, y no se malgasta agua permitiéndonos ahorrar muchos litros al año. Sin duda, se trata de un gran avance que poco a poco se irá implementando en todos los hogares de nuestro país.
  • Si ahorramos energía, naturalmente, conseguimos ahorrar económicamente. Se trata del descalcificador de agua para casa más eficaz y económico del mercado, con el cual notaremos un ahorro monetario en nuestra factura del agua. Pero no solo notaremos esta diferencia en la factura del agua. Se trata de un sistema que no lleva ningún tipo de mantenimiento ya que no utiliza ni sal ni electricidad, no lleva images y no desecha agua. Además, sus precios suelen ser mucho menores que los de los tradicionales descalcificadores. Cuando nuestras tuberías llevan cal, por muy bajo que sea el porcentaje de esta, nuestros equipos de caldera, termos eléctricos o calentadores de agua, pueden llegar a consumir un 10% más de energía que si estas estuviesen libres de cal. Con estos descalcificadores nos aseguraremos que solamente se calentará el agua y no la cal, ahorrando energía también por esta vía. Sin duda, se trata de una gran diferencia que, vista de manera global, supone un gran ahorro energético y económico para nuestros bolsillos.
  • Neutralizan la cal con una eficacia total. La cal es un gran problema que puede destruir nuestros electrodomésticos cuyo funcionamiento se basa en el uso del agua, como el lavavajillas, lavadora… Además, puede obstruir nuestras tuberías llevándonos al punto de tener que hacer una reinstalación completa, además de, como ya hemos visto en el punto anterior, aumentar nuestro consumo energético produciéndose el aumento del coste de nuestras facturas de consumo de agua y luz. Este nuevo tipo de descalcificador es totalmente versátil gracias a su sencilla instalación, por lo que es apto para todo tipo de edificaciones, redes municipales, industrias, o, incluso, para grandes superficies de agricultura y ganadería, permitiendo que de un modo sencillo la cal desaparezca para siempre.
  • Sin problemas de corrosión en nuestras instalaciones. El agua resultante de los antiguos sistemas a base de sal contienen elevados niveles de sodio, el cual acaba generando corrosión en tuberías, termos, calentadores y electrodomesticos. Esto puede terminar en costosas averías y prematuras sustituciones en nuestros equipos, además de anular sus respectivas garantías. También a causa de la corrosión, se pueden liberar metales nocivos para nuestra salud principalmente algunos como el mercurio o el plomo. Con los descalcificadores sin sal no tendrás este tipo de problemas, ya que al no necesitar sal para tratar la cal no generará ningún tipo de corrosión.
  • El agua descalcificada con este nuevo sistema es totalmente apta para nuestra salud. Con este nuevo tratamiento del agua no solamente estaremos alargando la vida de nuestros aparatos de agua (termos, calentadores, calderas) electrodomésticos (lavadora, lavavajillas) y tuberías, también estaremos invirtiendo en salud. El agua obtenida tras el tratamiento no posee ninguna alteración química y conserva de manera intacta todo el Calcio y Magnesio, así como los minerales necesarios para la salud de nuestro cuerpo. Además, y esta es la ventaja más importante respecto a los antiguos descalcificadores que funcionaban a través de sal, no añaden sodio ni otros residuos al agua, los cuales son muy contaminantes y altamente nocivos para nuestra salud, en especial para las personas que estén con una dieta con bajo contenido en sal, por lo que el agua resultante, además de sin cal será totalmente potable y apta para el consumo humano y de regadío.
  • Por último, otra de las principales ventajas de este nuevo tipo de descalcificadores respecto a los anteriores es la sencillez en cuanto a su instalación. Los antiguos descalcificadores a base de sal necesitan de bastante espacio e incluso de obras para instalarlos, también de una toma de corriente y un desagüe. Además, requieren de programación y mantenimientos continuos y pesados para reponer los depósitos de sal, cuyo consumo podría variar mucho dependiendo de la cantidad de cal a eliminar. Con este nuevo sistema, todo esto se simplifica. Solamente se requiere una única instalación de unas dos horas aproximadamente. Es un aparato de tamaño mínimo, colocado normalmente en la tubería principal para limpiar toda la casa de cal, y lo mejor, es que su mantenimiento es nulo.

Sin duda, se trata de un gran avance que los consumidores están recibiendo con los brazos abiertos y que está revolucionando el mercado de las empresas dedicadas a la descalcificación del agua. No es de extrañarnos que, en unos pocos años, como ya ha pasado con otros inventos, los antiguos descalcificadores de agua dejen de usarse por completo y en todos los hogares o instalaciones podamos ver estos nuevos sistemas, tales como ScaleBuster y Ecocal, que son totalmente respetuosos con el medio ambiente.

 
Haz click para comentar
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMAS NOTICIAS

To Top